Publicado hace 3 horas

xombiedirge:

Infographics by Tom Whalen / Tumblr & Kevin Tong / Tumblr

Part of the two man infographic screen print design and art show, “INFO•RAMA”. Opening August 23rd, 2014, at Phone Booth Gallery.

Publicado hace 1 día
Publicado hace 2 días
Publicado hace 4 días

xombiedirge:

Bat-Mod by Ralph Cosentino

Part of the Rotofugi Gallery's 10th anniversary group art show “10x10”.

Publicado hace 4 días
Publicado hace 4 días
Publicado hace 5 días

Sin nombre

Era un hombre como cualquier otro, quizá bastante similar al resto, incluso más de lo que él quisiera; todo lo que en él había, sus virtudes, defectos y debilidades, eran humanas, características filtradas y heredadas por sus padres y de sus padres, por los siglos de los siglos desde el comienzo de los tiempos.

Trabajaba en el mismo lugar desde hacia mucho tiempo, en un banco cerca de su casa. Empezó como encargado de las encomiendas o cualquier tipo de diligencia que se le encargara y ahora ostentaba de un puesto de relativa importancia. Puesto que le permitió hace un par años conocer a una hermosa muchacha, hija del gerente general, con la que pronto iba a contraer matrimonio, para ser exactos, mañana. Se podría decir, y así lo pensaba él, que estaba frente a la mejor etapa de su vida, hecho que disfrutaba aunque esa felicidad no era tan notoria para las demás personas.

Al saber que iba a estar lejos de sus funciones regulares por algunos días, se dedicó en lo que quedaba del día a coordinar con su secretaria todas las diversas actividades que debían realizarse durante su ausencia. Ella era una joven rubia, bastante bonita que en ese momento solo se dedicaba a tomar notas. Había estado trabajando con él desde hacia unos seis meses.

Terminó el día laboral, se tomó un café, como todas las tardes; un café completamente insípido, hecho que atribuyó a la persona encargada de prepararlo, ya que era nueva en su puesto. Esta tradición era inquebrantable, pese a que ganaba lo suficiente como para comprarse un café de mejor calidad en cualquier otro lugar; era un hombre que seguía sus tradiciones religiosamente, tanto que los cambios repentinos lo asustaban, por lo que le pareció extraño que al estar tan cerca a un evento de la altura de un matrimonio no sintiera el más mínimo temor o cosquilleo o algún sentimiento, el que fuera, estaba tranquilo, como si en lugar de café estuviera tomando té de tilo, algo que explicaría su falta de sabor, no así la coloración de su bebida.

Estas meditaciones le retuvieron un tiempo, no se percató que ya era tarde y se dirigió a su casa luego de una breve charla con el guarda de seguridad del banco, contándole que estaría fuera unos días y del incidente del café sin sabor para que tomara las precauciones del caso. El oficial solo asintió con la cabeza sin mencionar una sola palabra.

Su novia, unos cinco años más joven que él y de una cabellera negra y larga, se había encargado de todos y cada uno de los detalles concernientes a su boda, por lo que esa noche no tenía ninguna actividad importante que hacer, estaba libre para realizar cualquier cosa que quisiera. Pensó en llamar a sus amigos o a su hermano para una última cena antes de romper, de una vez por todas, con su soltería, pero justo antes de hacerlo se dio cuenta que eran las 5:23 a.m. No tenía idea cómo el tiempo se había esfumado sin ni siquiera tener chance de cenar, o ver a sus amigos para un breve festejo. Pensaba que no podía ser posible que hubiera durado tanto tiempo caminando hasta su casa, o charlando con el guarda o tomando café; pero no se sentía cansado, sospechaba que algo extraño estaba pasando alrededor suyo o que se había quedado dormido, pero nuevamente no le dio importancia a lo ocurrido y tomó una ducha, con agua fría para refrescar sus ideas.

La boda sería a las 10 a.m. de esa misma mañana por lo que salió, como es lógico, en cuanto estuvo listo para evitar cualquier contratiempo. Se sentó en su carro y se dio cuenta que había olvidado echarle gasolina, el tanque estaba completamente vació; estaba convencido de que no podía perder más tiempo, por lo que tomó la decisión de empezar a caminar mientras aparecía un taxi o un autobús que lo llevara al lugar del evento. Mientras caminaba se le acercó un hombre bastante elegante, y pese a que no lo conocía se le hizo bastante familiar; lo saludó por pura cortesía, y empezaron una conversación mientras caminaban. Al parecer, él también había tenido problemas con su auto, y ambos se dirigían a sitios cercanos por lo que decidieron caminar juntos mientras aparecía un taxi; era extraño, las calles estaban despejadas y el único carro que circulaba por las calles era uno rojo, que para su desgracia, no era un taxi.

Pedro Novikov, era el nombre del elegante caballero, o al menos eso fue lo que le dijo, pero se convenció de que podía ser verdad al ver que su apellido ruso calzaba perfectamente con su apariencia física y acento. La conversación fue por todos los temas, desde la política hasta sus respectivos trabajos y familias, tan entretenida estuvo que no se percataron que llegaron a su destino alrededor de las 9:37 a.m. Se despidieron muy animosamente y quedaron en continuar la charla en cuanto estuviera de vuelta en la ciudad. Sin pensarlo dos veces, se dirigió al baño para mirarse al espejo y encaminarse al lugar donde seguramente lo estaría esperando su preocupada novia debido al retraso que había tenido. El espejo estaba quebrado, y a como pudo se peinó y acomodó el corbatín.

En la recepción, un oficial de la policía le pidió su identificación, al tratarse de una boda de tal importancia no era de extrañarse que las medidas de seguridad que se implementaran fueran las más estrictas, más tomando en cuenta todos los contactos que el gerente general del banco, su futuro suegro, podía tener. La buscó por todas partes, no la traía. “¡Cómo pude haber sido tan descuidado!”, pensaba mientras se requisaba en todos los bolsillos una y otra vez, la habría dejado sin duda en el pantalón del día anterior o en la oficina. El oficial le pidió su nombre para revisar si se encontraba en la lista de personas autorizadas para ingresar, pero no lo pudo pronunciar, no lo recordaba, se le había olvidado por completo. Empezó a sudar, la impotencia lo gobernaba, su cerebro y su memoria le estaban jugando una broma muy pesada en el momento menos indicado, se reía nerviosamente, quería llorar. El oficial le seguía pidiendo el nombre, él sólo atinaba a decir: “¡Soy el novio!”.

El oficial no le creía, no podía creerle, el banquero estaba vestido con una bata y un pantalón viejo, más parecida a una pijama que a un traje de novio, a excepción del corbatín, que fue el único detalle que no olvidó ponerse en la atareada mañana. La única solución que encontró fue la de burlar como fuera posible al oficial e ir a buscar a Irina, su novia, que explicara este mal entendido. Ella entendería, le buscaría un traje o algo que se pudiera poner, y aunque se retrasaría la boda un par de horas, solucionaría el lío en que estaba metido, Irina siempre sabía que hacer.

Empezó a correr pese a los gritos del oficial y no se detuvo, fue interceptado por otros dos oficiales, muy parecidos al primero, seguramente por el uniforme. Estos no pudieron contenerlo por mucho tiempo pero cuando intentó huir, el forcejeo tropezó y por la inercia siguió con fuerza hasta golpear unas puertas que cedieron por culpa del impacto. Las puertas pertenecían a un salón donde se estaba celebrando una boda, donde de forma instintiva, todos volvieron a ver a nuestro desgarbado banquero, incluso los contrayentes. No podía creer lo que veía, restregaba sus ojos con fuerza y seguía sin creerlo, era la boda de Irina con Pedro Novikov. “El muy canalla aprovechó la información que obtuvo de nuestra conversación y todos mis infortunios para robar mi novia y mi vida”, pensó y se apoderó de él una rabia profunda que lo obligó a correr hacia Pedro Novikov mientras gritaba :”¡Ladrón!” y otros insultos, para intentar golpearlo hasta que la policía se lo impidiera. Habría sido así, de no ser porque en el suelo se abrió un gran hoyo, profundo y oscuro, como el infinito, donde empezó a caer, y caer, y caer, mientras escuchaba la risa burlona del impostor…

                                                         ***

Cuando abrió los ojos, estaba en una cama de hospital y como es natural, se sentía mareado y desorientado. A la par suya estaba una joven rubia, bastante bonita, que en ese momento solo se dedicaba a cambiar las bolsas de suero. Se mantuvo un rato en silencio, escuchando su entorno para descubrir lo que había pasado con Irina o con su boda o cualquier detalle, el que fuera. Había sufrido un accidente automovilístico al que sobrevivió de milagro, o eso fue lo que le pareció escuchar de la misma boca del Dr. Novikov, antes de cerrar nuevamente sus ojos, mientras éste hablaba con Irina, su Irina.

Publicado hace 5 días
Publicado hace 1 semana

Un silbo apacible y delicado

"Él le dijo: Sal fuera, y ponte en el monte delante de Jehová. Y he aquí Jehová que pasaba, y un grande y poderoso viento que rompía los montes, y quebraba las peñas delante de Jehová; pero Jehová no estaba en el viento. Y tras el viento un terremoto; pero Jehová no estaba en el terremoto.Y tras el terremoto un fuego; pero Jehová no estaba en el fuego. Y tras el fuego un silbo apacible y delicado." (I Reyes 19:11-12 RV60)

Publicado hace 1 semana

:

BATMAN: MASK OF THE PHANTASM (Jan. 1994)
Art by Mike Parobeck (pencils), Rick Burchett (inks) &Rick Taylor (colors)